Diego Martínez se despide del Granada y explica los motivos de su marcha

28 Mayo, 2021

Así ha publicado 'Ideal' las declaraciones del ya extécnico del Granada:

¿POR QUÉ NO SE QUEDA? ¿QUÉ NO LE HAN OFRECIDO? «Me siento como en aquel partido de Albacete. Tengo que jugar este partido, el de las preguntas. He escuchado al club, no he pedido nada, no hemos hablado de ningún tema económico. Dos reuniones, el martes con Patricia Rodríguez y Fran Sánchez, y es personal. Siento y entiendo que es lo que tengo que hacer. Es lo que sentimos. He escuchado a mi equipo técnico. No quiero hablar de detalles porque no los ha habido. No hemos hablado de nombres ni de números».


¿VALORA NO ENTRENAR LA PRÓXIMA TEMPORADA; ¿QUÉ LE DA PENA? «Estoy sin equipo, es mi realidad. Lo que pase en el futuro, no lo sé. No he hablado con nadie ni antes ni ahora. De lo que dejo, el vínculo personal. Como entrenador no puedo sentirme tan querido. Sería injusto quedarme con una».


PROCESO DE DELIBERACIÓN: «He sido muy claro. He ponderado todas las cosas. Todas las posibilidades estaban ahí. Si lo hubiera tenido claro, lo habría dicho antes. Son reflexiones íntimas y personales. Entiendo que esta es la decisión que tengo que tomar. Uno tiene que ser fiel a sí mismo, a sus valores, más allá del dolor de tomar ciertos caminos. Creo que es lo mejor para seguir creciendo, para coger impulso y que haya un relevo. Apoyaré desde la tribuna como uno más. Es mi deseo y creo que es lo que ocurrirá, de la mano de otro entrenador».

¿CON QUÉ MOMENTO SE QUEDA? «Sería injusto uno. Sobre todo, los íntimos, con mi equipo técnico, Fran, Pepe, jugadores… Más allá de un resultado. Ha habido momentos extraordinarios ganando y perdiendo. El proceso es increíble. Ascenso, semifinales de Copa, cuartos de la UEL… pero sobre todo el cómo. Ha sido fascinante, repleto de valores. De generosidad, de esfuerzo y compromiso. Los protagonistas son los futbolistas, pero el equipo los conformamos todos, también empleados y quienes están de vacaciones. No he podido contestar esos mensajes. Entiendo que es algo tan bonito que no cabe más felicidad».

¿CÓMO HA CAMBIADO? «Llegué en junio de 2018. Han pasado más de tres años. Mis amigos, cuando se enteran que firmo, me dicen que si estaba seguro, porque era una silla eléctrica, y han pasado tres años. Somos los que más tiempo hemos estado de forma consecutiva. Eso en sí mismo dice mucho. Hemos crecido de la mano. Somos todos mucho mejores y somos más felices. Esa felicidad tuya y de tu familia… (se emociona de nuevo), es extraordinario».

¿QUÉ ES LO QUE MÁS VAS A ECHAR DE MENOS? «Todo. La conexión con todos. La complicidad».


¿QUÉ LEGADO DEJA EN EL GRANADA? «El tiempo lo dirá. Nosotros nos sentimos orgullosos del legado original. De que todos en el club se sientan partícipes del éxito. Agradezco las muestras de cariño en los momentos difíciles. Que los niños porten la camiseta con orgullo… Eso es lo más importante, por el compromiso y dedicación de estos jugadores. Uno se hace entrenador por estos jugadores, es un lujo».

MIEDO ESCÉNICO A SALIR DE LA RUEDA DE ENTRENADORES: «Si fuera por el miedo, no me habría hecho entrenador. Me hubiese quedado en casa. Esta profesión es riesgo, tomar decisiones. Como yo duermo conmigo mismo soy yo, estoy convencido de ello. Muy a mi pesar, este momento es doloroso, pero me voy feliz. Me voy satisfecho y pleno»

¿CÓMO SE LO COMUNICÓ A LOS FUTBOLISTAS? «Los he evitado unos días, disculpadme, del contacto personal, porque se me iba a hacer más difícil analizar con objetividad. Los capitanes se enteraron por mí. Hay otros jugadores que están fuera. Lo he hecho a través de ello. Personalmente, les mandaré un mensaje a todos. Antes de hacerse público, los capitanes lo sabían y me dieron una sorpresa. Tomamos algo después de la reunión de ayer y aparecieron donde estábamos. Esos momentos íntimos son únicos».

DESPEDIRSE DE LA AFICIÓN; VIVIRÁ AQUÍ Y QUÉ LE QUEDÓ POR HACER?: «Me iré de vacaciones unos días para recuperarme con la familia. Es lo primero que voy a hacer y lo necesitamos. Cuando uno da lo mejor que tiene y siente que sus jugadores y equipo técnico lo dieron todo, no queda nada por hacer. A partir de ahí, todo lo que venga es una consecuencia. Cuando uno da lo mejor de sí. En esta rueda de prensa me habría gustado decir que toda la sociedad vuelve tener la vida que teníamos antes de la pandemia. Proporcionar esta felicidad durante esta situación hacen más grande los logros. Ojalá la noticia será que Los Cármenes se vuelva a llenar. La afición nos ha hecho sentir el equipo técnico más feliz del mundo».


¿DE QUÉ SE ARREPIENTE? ¿CÓMO SE IMAGINA EL GRANADA SIN DIEGO? «Ha estado 87 años sin mí, fíjense si tiene vida. Todos pasamos por los clubes. Si ya estaba marcado por esta ciudad, me voy con una huella más profunda en lo profesional y lo personal. Está claro que la vida sigue y es bueno para los equipos, que ese legado coja nuevos estímulos. Más allá, insisto, en que la huella sea profunda. Desde la distancia, apoyando. Sobre arrepentimientos, me considero reflexivo e instintivo, y lo intento combinar. Cada decisión se tomó así, no puedo arrepentirme. Pusimos todo el empeño y la atención; la consecuencia sale mejor o peor».

¿QUÉ PEDÍA AL GRANADA? «No he pedido nada. He escuchado al club y luego a mí mismo. Ni he exigido, ni he pedido. Ni mi agente ni yo. Ahí está Fran Sánchez, que puede corroborarlo y ha estado presente en todas las reuniones. De los sitios hay que irse así, agradeciendo a Patricia y Fran, con un trato exquisito. No se puede poner ninguna pega; es simple, pero es la verdad, es lo que siento».

¿ES CONSCIENTE DE QUE ES EL MEJOR ENTRENADOR DE LA HISTORIA DEL CLUB? «El tiempo dirá si somos ese equipo, no se puede afirmar así. Si decís eso de mí, es que mi equipo ha ganado, ha transmitido y ha contagiado. Esto es un éxito de todos. Seguro que hemos dejado la camiseta en un lugar mejor, como dicen los All Blacks. Seguro que en el futuro vendrán otros entrenadores y jugadores que nos mejoren y que se apoyen en lo bueno que se hizo, igual que nosotros lo hemos hecho en 90 años de historia. Y, sobre todo, en una afición a la que estaremos eternamente agradecido».

¿QUÉ ES LO ÚLTIMO QUE LE DIRÁ A LOS FUTBOLISTAS; QUÉ LE DIRÍA A SU SUSTITUTO? «A los jugadores no les puedo decir nada más, lo van a sentir; les voy a dar un abrazo. Al entrenador, toda la suerte y que aquí me tiene para lo que quiera. Tiene un grupo de personas extraordinario. Eso es lo que marca la diferencia en este club».


¿DÓNDE SE VE? «En la playa, con la familia. Disfrutando. Yo que sé lo que pasará».

REGRESAR: «Esto es un hasta siempre, un hasta luego. Siempre voy a estar vinculado a este club, por lo tanto es así».