Crónica del amistoso entre el Real Madrid y el Barcelona (vídeo resumen)

24 Julio, 2022

Así ha informado 'Marca':

Un soberbio gol de Raphinha decantó el Clásico veraniego a favor del Barcelona.


Un duelo intenso y de gran nivel en el primer tiempo y que se fue diluyendo en el segundo tras la catarata de cambios. Un duelo con caras nuevas, como la del propio Raphinha, más Lewandowski, Rüdiger, Tchouaméni o Christensen., que promete seguir dejando capítulos apasionantes a lo largo de la temporada.


Un Clásico es un Clásico y tanto Ancelotti como Xavi pusieron de inicio sus piezas más ilusionantes. El Madrid arrancó con su tridente de futuro en el centro del campo: Tchouaméni, Camavinga y Fede. Rüdiger jugó de lateral izquierdo y arriba Hazard ejerció de falso nueve ante la ausencia de Benzema, escoltado por Rodrygo y Vinicius en las bandas.

En el Barça la ilusión la ponía el debut de Lewandowski, que se unía en ataque al impactante Raphinha y a Ansu. Los 'niños de oro', Pedri y Gavi, formaban en el centro del campo junto a Busquets. Dos onces que respondían a la gran expectativa que levantaba el primer Clásico de la temporada, por más amistoso que fuera.

El partido tuvo un ritmo frenético, impropio de la altura de la pretemporada en la que estamos, pero propio de la rivalidad de ambos equipos, impulsada por el gran ambiente que se vivió en el estadio y el deseo de dar una buena imagen. Todo ello se transformó en un duelo vibrante y de un altísimo nivel en lo físico y en lo futbolístico, al menos en el primer tiempo.

Hubo duelos de gran intensidad en todas las zonas del campo. Ninguno de los dos equipos concedió absolutamente nada a nivel defensivo. El Barça lo hizo presionando más arriba, buscando al Madrid en campo contrario. Los blancos, cerrando todos los espacios y sacando a relucir todo el poderío y el músculo de su tridente Tchouaméni-Fede-Camavinga para controlar las embestidas azulgranas.


La seriedad defensiva sólo concedió contados fogonazos ofensivos de ida y vuelta en el primer tiempo. Lewandowski obligó a Courtois a sacar una gran mano y en la jugada siguiente Rüdiger llevó peligro con un pase envenenado. Poco después Valverde estrelló un disparo espectacular en la cruceta y a Ansu se le fue desviado un mano a mano con Courtois.

En el tercer intercambio de pegada sería cuando el Barça acertó en el golpe. Un disparo de Rüdiger desviado dio paso a otro a la escuadra de Raphinha, que aprovechó un error grosero de Militao en la salida de balón para adelantar al Barcelona en el minuto 27.

El impactante Raphinha es una de las grandes noticias en el Barcelona, que ha incorporado una poderosa arma ofensiva. Su gol es el mejor ejemplo. No necesitó ni un segundo para armar el disparo y poner el balón en un lugar imposible para Courtois. Por si fuera poco, a la pólvora del brasileño se une un Lewandowski que en su debut dejó detalles del peligro que tiene. Puso a prueba a Courtois en un disparo seco ajustado en el 10' y Alaba evitó el tanto del polaco en el 32'.

La imagen de Lewandowski no tuvo nada que ver con la de Hazard, apagado otra vez ejerciendo de Benzema. Poco del belga en su primera puesta en escena de la temporada. Más presencia tuvieron Rodrygo y Vinicius en el ataque blanco en la primera mitad. El primero participó en muchas conducciones y acciones ofensivas buscando la portería de Ter Stegen. El segundo dejó una galopada marca de la casa que desencadenó una tángana cuando Jordi Alba tuvo que derribarlo para poder frenarlo.

En el capítulo de debuts, Tchouaméni y Rüdiger aprobaron en sus primeros minutos como madridistas. Mejor nota para el alemán, que no sólo mostró sus virtudes en defensa sino que se dejó ver con peligro en ataque en una posición de lateral izquierdo que no es la suya. El francés hizo de Casemiro con solvencia en una de las muchas posiciones en las que puede actuar en el centro del campo.

Con la llegada del descanso y tras la reanudación, Ancelotti y Xavi cambiaron sus onces totalmente. Se resintió bastante el partido, que fue menos intenso y menos vistoso. Poco tuvo que ver el segundo tiempo con el primero.

Ambos equipos levantaron el pie en la presión y el partido se abrió algo más en lo ofensivo, pero las imprecisiones de ambos equipos impidieron ver las ocasiones de gol que se esperaba. Asensio tuvo el empate nada más arrancar la segunda parte, pero cruzó en exceso su disparo en una posición inmejorable. Igual de buena fue la de Kessié en el minuto 72, que recibió de Sergi Roberto y encaró a Courtois, que detuvo su tiro raso y escaso de potencia.

Courtois volvería a salvar al Madrid en la recta final del partido en otro mano a mano ante Dembélé, en el que se hizo gigante el belga y le sacó su potente disparo con una parada espectacular. Posteriormete, el 1 blanco cerraría su particular recital con otra parada de mérito a Depay para demostrar que ha vuelto como se fue, siendo decisivo.

FICHA TÉCNICA:
  • Real Madrid (4-3-3): Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Alaba, Rüdiger; Tchouaméni, Valverde, Camavinga; Rodrygo, Hazard y Vinicius. También jugaron: Modric, Kroos, Asensio, Casemiro, Mendy, Nacho, Vallejo, Odriozola, Ceballos y Mariano.
  • Barcelona (4-3-3): Ter Stegen; Araujo, Christensen, Eric García, Jordi Alba; Busquets, Gavi, Pedri; Raphinha, Lewandowski y Ansu. También jugaron: Aubameyang, Dembélé, Balde, De Jong, Kessié, Iñaki, Peña, Dest, Depay, Nico, Sergi Roberto y Piqué.
  • Goles: 0-1 Raphinha (27');
  • Árbitro: Mark Allatin. Amonestó a Christensen (34'), Alba (43'), Busquets (53'), Lucas Vázquez (64')